Teléfono: (011) 4311-4166 | E-mail: info@tempuspsicologos.com.ar

Blog
Visitas: 54622

Notas de Interés

Área Forense

El rol del perito forense en el proceso judicial argentino

Dra. María Isabel Romero - Abogada

La Psicología es considerada como una de las ciencias auxiliares de la Justicia.  De ella se espera un aporte para una mejor comprensión de los procesos psíquicos inherentes a los actores de los hechos jurídicos en general y de los que están incluidos en aquellos tipificados como delitos por los diferentes códigos en particular.

Los Psicólogos tienen, por ley, la obligación de atender el llamado de los Jueces para emitir opinión en su área de conocimiento sobre aquellas cuestiones que requieran de su ilustración durante el desarrollo de un proceso judicial (civil, penal, laboral, etc.).

En efecto, el Perito Forense es el experto idóneo que a través de sus conocimientos científicos, y de la prueba pericial, ilustra al Juez de la causa sobre aspectos puntuales que este último le requirió.

En cuanto a la procedencia de la prueba pericial, el artículo 457 del Código Procesal Civil y Comercial de la Nación establece:

“Será admisible la prueba pericial cuando la apreciación de los hechos controvertidos requiriere de conocimientos especiales en alguna ciencia, arte, industria o actividad especializada”.

En atención a ello, se puede colegir que la pericia psicológica es una prueba, dentro de un proceso judicial, donde a través de su dictamen profesional el Perito plasma sus apreciaciones profesionales acerca de lo que el Juez le ha requerido en el caso judicial para el cual se lo convoca.

Es decir, el Perito se limita a elaborar un informe o dictamen psicológico, en base a una serie de premisas obrantes en la causa judicial, a las que por medio de un razonamiento válido, arriba a las conclusiones que le fueron previamente solicitadas por el Juez.

Prueba, que al igual que otras que se produzcan dentro de la misma causa, deberá ser evaluada y ponderada por el Juez en oportunidad de dictar sentencia; y que desde la sanción de la Ley 23.277 (Ejercicio Profesional de la Psicología) tiene cada vez mayor relevancia en los litigios judiciales, pues los Jueces acuden a los Psicólogos, solicitando asesoramiento para valorar todas las cuestiones que tienen que ver con el estudio de las condiciones psicológicas de las partes involucradas en el proceso.

En atención a ello, se puede concluir que:

i) La pericia es un requerimiento que el Juez hace a un Psicólogo para que valore científicamente un hecho controvertido entre las partes del proceso.

ii) En el informe pericial se deben valorar los hechos o circunstancias psicológicas que sean de interés o necesidad para el proceso judicial.

iii) El Perito no proporciona ni sugiere conocimientos jurídicos sino que aporta una valoración científica.
En ese mismo sentido, también se ha pronunciado, en reiteradas ocasiones, la jurisprudencia de nuestros tribunales al sostener que el Perito no debe entrometerse en el ejercicio de las funciones del Juez, y por eso debe alejarse de sugerir o proporcionar conocimientos jurídicos, ya que ello desvía el verdadero significado del informe o dictamen pericial.

iv) La pericia psicológica, más que una prueba en sí misma, es el medio para la valoración de un elemento de prueba, siendo el Perito Psicólogo un auxiliar del Juez en todos los casos.

v) El contenido del informe pericial no es vinculante para el Juez de la causa, sino que éste valorará el resultado de esta prueba, junto con las restantes pruebas que colecte durante el desarrollo del proceso, en momento procesal oportuno, conforme a las reglas de la sana crítica, sin tener que sujetarse al dictamen del Perito Forense

 

Dra. María Isabel Romero
Abogada
iromero325@yahoo.com

Tempus Psicólogos Asociados
(011) 4893-2107 | (011) 15-6191-6128 | (011) 15-4565-6853 | (011) 15-4429-9611

info@tempuspsicologos.com.ar
-.-
diseño web y hosting: www.kalfukura.com