Teléfono: (011) 4311-4166 | E-mail: info@tempuspsicologos.com.ar

Blog
Visitas: 56978

Notas de Interés

Área Forense

PATRIA POTESTAD

Los efectos de la separación o el divorcio sobre los hijos

Dra. María Isabel Romero - Abogada

Por eso es que, en caso de Separación o Divorcio, dicha obligación continúa incumbiendo a ambos progenitores, más allá que la tenencia sea ejercida por uno sólo de ellos.

El progenitor incumplidor puede ser demandado por el otro progenitor, por cualquier pariente, por el defensor de menores y aun por el propio interesado si hubiese cumplido 14 años, asistido por un tutor especial.

Corresponde aclarar que el importe de la cuota alimentaria a cargo del progenitor no conviviente, no cubre todos los gastos de los hijos, ya que la otra parte, la cubre el progenitor con quien conviven.

Si ambos progenitores trabajan contribuirán en proporción a sus ingresos.  Si trabaja solo uno de ellos, la otra parte deberá estimar y probar los ingresos del otro.

La obligación alimentaria de los padres respecto de sus hijos menores de edad surge desde la concepción hasta que cumplan los 21 años, e incluso puede subsistir en el supuesto de que esa persona tenga alguna incapacidad física o intelectual.

Los obligados principales al pago de alimentos son los padres, no obstante que la tenencia la tenga uno sólo de ellos, y los obligados subsidiarios son los abuelos.

La obligación alimentaria de los padres respecto de sus hijos comprende la satisfacción de las necesidades de los menores en manutención, educación, esparcimiento, vestimenta, habitación, asistencia y gastos por enfermedad.

Para finalizar, no quisiera dejar de resaltar la opinión que sobre este tema tiene un gran jurista argentino, como es el Dr. Guillermo Borda, quien en oportunidad de tratar el tema del deber alimentario ha dicho:

"El deber alimentario de los cónyuges deriva de otro que es esencial al matrimonio: el de asistencia.  De ahí su reciprocidad.  Pero la obligación de ellos no es idéntica.  En una familia normalmente organizada, el peso principal del sostén recae sobre el marido.  A él corresponde en primer término aportar los ingresos necesarios para el hogar, ordinariamente es quien tiene mayores posibilidades de ganar dinero.  Esto justifica la desigualdad del trato que ambos reciben.  La mujer no precisa demostrar su necesidad ni la imposibilidad de procurárselos durante el trámite del divorcio.  El mero hecho de las existencia del juicio le da derecho a reclamarlos".

Dra. María Isabel Romero
Abogada
iromero325@yahoo.com

| 1 | 2 | 3 | 4 |
Tempus Psicólogos Asociados
(011) 4893-2107 | (011) 15-6191-6128 | (011) 15-4565-6853 | (011) 15-4429-9611

info@tempuspsicologos.com.ar
-.-
diseño web y hosting: www.kalfukura.com